El Gobierno de Madrid propuso cortar el agua a más de 7.400 familias en 2013

Posted on 31 de gener de 2014 per

2


  • Esa cifra supone prácticamente duplicar las cifras del año anterior y quintuplicar las que existían cuando comenzó la crisis

  • En ocasiones los cortes se logran detener, cuando el consumidor paga o llega a un acuerdo de fraccionamiento con el Canal de Isabel II

  • La empresa de la Comunidad de Madrid se niega a dar datos oficiales

  • CCOO denuncia que el Canal “ha radicalizado su campaña de condenas y cortes de suministro de agua por el impago de una sola factura”

No es un secreto que las dificultades económicas de muchas familias han provocado que miles de hogares de España no puedan hacer frente a los suministros básicos. Autonomías como Cataluña han aprobado planes para asegurar mínimos de electricidad y gas a sus ciudadanos, pero la imposibilidad de pagar el recibo de la luz no es la única carencia que sufren miles de personas. En la Comunidad de Madrid, tan sólo hasta el mes de noviembre de 2013, el Canal de Isabel II (empresa que depende del Gobierno de Madrid) había propuesto más de 7.400 cortes definitivos del suministro de agua, lo que supone prácticamente duplicar las cifras del año anterior y multiplicar por cinco las que existían cuando comenzó la crisis.

Este dato no es definitivo a la hora de conocer efectivamente cuántas familias madrileñas se quedaron sin agua el año pasado, ya que se refiere a las propuestas de condena (el corte definitivo del suministro) que realiza el Canal. Puede ser que algunas se anulen antes de realizarse, si los usuarios pagan su deuda o llegan a un acuerdo con la empresa para fraccionar o aplazar los pagos. En todo caso, las cifras sí resultan muy indicativas de cómo ha aumentado el número de hogares con dificultades para abonar los suministros básicos.

Y en este sentido, los datos a los que ha tenido acceso infoLibre –pese a que el Canal de Isabel II se negó a facilitarlos de forma oficial– son palmarios: desde el inicio de la crisis las propuestas de cortes definitivos del suministro se han multiplicado por más de cinco. De esta forma, si en el año 2008 el Canal propuso cerca de 1.400 condenas, en 2013 el número de cortes definitivos que planteó el organismo fue de más de 7.400.

El número de propuestas de condena, no obstante, no ha crecido de manera homogénea desde el año 2008, sino que se ha incrementado especialmente desde 2012. En este sentido, en 2011 el Canal propuso alrededor de 2.400 condenas, tan sólo 1.000 más de las que se plantearon en 2008 y prácticamente las mismas que en los años 2009 y 2010. Pero al llegar 2012, la cifra se dispara hasta las más de 3.700 propuestas de corte definitivo, prácticamente el doble que el año anterior.

La cifra volvió a duplicarse en el año 2013, algo que fuentes no oficiales del Canal atribuyen a que la empresa ha incrementado la persecución a sus clientes deudores, especialmente desde el otoño pasado. En este sentido, CCOO denunció en diciembre que el mes anterior se habían ejecutado “687 condenas cuando en agosto no fueron ni 200″, y coincidió en que la compañía “ha radicalizado su campaña de condenas y cortes de suministro de agua por el impago de una sola factura de consumo”.

De igual forma, fuentes sindicales relacionan el incremento de los cortes a partir de 2012 con la creación, ese mismo año, de la sociedad anónima Canal de Isabel II Gestión –hoy por hoy aún totalmente pública, aunque el Gobierno regional barajó vender el 49% de las acciones– por parte de la Comunidad de Madrid, con el fin de que se encargase de la prestación de los servicios de abastecimiento, saneamiento y reutilización del agua.

También se disparan otras medidas

Pero no sólo se ha incrementado dramáticamente el número de propuestas de condena, sino que otras medidas menos extremas también han experimentado un espectacular repunte. Es el caso, por ejemplo, de las propuestas de corte, una medida que consiste en “precintar” el contador del agua para que el usuario no pueda acceder al suministro, y que puede producirse desde el momento en el que no se paga una factura.

Este precinto puede romperlo el deudor para recuperar el abastecimiento, aunque las fuentes sindicales consultadas por este diario relatan que, especialmente desde principios de 2013, el Canal tiene especial cuidado en comprobar si el usuario se ha vuelto a conectar al suministro de esta manera. Si efectivamente lo ha hecho, el corte pasa a ser definitivo y el cliente es multado con 90 euros, que se suman a la deuda que ya mantenga con la compañía por los recibos impagados.

Y la utilización de esta medida no ha dejado de aumentar desde el inicio de la crisis: el Canal propuso en el año 2013 más de 70.000 cortes, una cifra que supone un aumento de casi el 300% con respecto a 2008, cuando se plantearon algo menos de 19.000. No obstante, como en las propuestas de condena, el incremento no ha sido gradual: en 2011 se registraron algo menos de 26.000 propuestas de corte –cifra levemente superior a las correspondientes a los años 2009 y 2010–, pero en 2012 este dato se disparó hasta las más de 40.000 proposiciones de interrupción del suministro.

Asimismo, también es esclarecedor el aumento en el número de solicitudes para fraccionar el pago de las deudas por parte de los clientes, unos fraccionamientos que tienen un recargo de un 4% si la deuda a abonar corresponde a los recibos de tres o más meses. Fuentes del Canal aseguran que, a pesar de que no hay datos concretos de cuántas de estas peticiones se aprueban y cuántas se rechazan, el porcentaje suele estar en torno al 90% de solicitudes aprobadas y el 10% denegadas.

Y su número no ha dejado de crecer. Frente a las poco más de 1.400 peticiones de fraccionamiento que realizaron los clientes al Canal en el año 2008, en 2013 más de 7.500 usuarios solicitaron a la compañía dividir sus deudas en varios pagos, si bien en este aspecto el incremento ha sido más gradual a lo largo de los años: en 2009 fueron casi 3.000 los clientes que realizaron una solicitud en este sentido, cifra que creció a más de 4.700 en 2011 tras sufrir un ligero incremento de apenas 500 peticiones en 2010. En esta línea, en 2012 hubo más de 6.000 solicitudes de fraccionamiento de pago.

Autor: Daniel Ríos.

Font: Infolibre (només per a socis)

Advertisements