#aguaycorrupcion Barcelona no había adjudicado ningún contrato a la ex empresa [@agbar] del gerente de Trias hasta su fichaje

Posted on 7 de Març de 2014 per

1


Roman Llagostera llegó en 2008 y el primer encargo del Ayuntamiento, en 2009
Fue una adjudicación de 843.000 euros que se suma a los 10 millones investigados

El Ayuntamiento de Barcelona no había mantenido ninguna relación contractual con la ex empresa del actual gerente de Medi Ambient del Consistorio, Roman Llagostera, hasta que éste fue fichado para pasar a formar parte de la estructura municipal. Fuentes del gobierno barcelonés confirmaron a este diario que SEARSA no fue contratada por el Ayuntamiento antes de 2008, año en el que Llagostera ingresó en la Administración local para ocupar el puesto de director de Cicle de l’Aigua.

Este dato sale a la luz mientras la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC) investiga la adjudicación en el año 2010 de casi 10 millones de euros a la ex empresa de Llagostera -rebautizada como Aquagest precisamente en 2008- después de que el hoy gerente de Xavier Trias interviniera directamente en la elaboración del concurso público.
Llagostera pasó 14 años de carrera profesional en SEARSA, en la que fue medrando desde analista hasta pasar a formar parte del consejo de dirección. Compaginó su última responsabilidad en la compañía, la de apoderado, con su cargo en el Ayuntamiento. Lo hizo durante cuatro meses, pudiendo haber vulnerado la Ley de Incompatibilidades. La entonces concejal de Medi Ambient del Ayuntamiento, Imma Mayol (ICV), designó como cargo de confianza a Llagostera en febrero de 2008 y éste no abandonó su responsabilidad como apoderado de la ya denominada Aquagest hasta mayo de ese mismo año.

La entrada de Llagostera en el Ayuntamiento abrió las puertas a Aquagest (grupo Agbar), que ni siquiera tuvo que esperar a 2010 para lograr el lote de 9,57 millones de euros que ahora investigaAntifrau para empezar a establecer nexos contractuales con el Ayuntamiento. Un año antes de conseguir el contrato de mantenimiento de la fuentes ornamentales de Barcelona, cuyo concurso fue diseñado por el propio Llagostera, Aquagest ya consiguió su primer contrato con el Consistorio.

Así consta en la denuncia presentada a la Oficina Antifrau, que recoge cómo en octubre de 2009 la Unión Temporal de Empresas (UTE) Aquagest-Acsa recibió otra adjudicación por valor de 843.000 euros. EL MUNDO ha tenido acceso al pliego de contratación. En éste se especifica que esta contrata iba dirigida a realizar obras de mantenimiento en la Font Màgica de Montjuïc y el resto de fuentes ornamentales que se extienden a lo largo de la avenida Maria Cristina de Barcelona.
Con este segundo contrato, las UTEs con presencia de Aquagest acumularon en menos de un año adjudicaciones por un valor global de 10,4 millones de euros, de las que aún siguen recibiendo réditos. Según consta en la recientemente inaugurada página por la transparencia del Ayuntamiento de Barcelona, el contrato de mantenimiento de las fuentes ornamentales adjudicado en 2010 le reportó, durante 2013, 2,49 millones de euros al grupo de corporaciones en el que se encuentra Aquagest.

Cabe recordar que la ex empresa de Llagostera pudo hacerse con ese contrato después de que el actual gerente de Medi Ambient del Ayuntamiento decidiera tras su llegada al Consistorio partir en dos lotes la contrata que hasta entonces se entregaba a una sola compañía. Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) es quien había ganado la última adjudicación del mantenimiento de fuentes de la ciudad, pero Llagostera elaboró un nuevo concurso que encareció un 24% la adjudicación: de 14,4 millones se pasó a 17,9 millones.

El mayor lote recayó en manos de la UTE de Aquagest, que se hizo con los ya mencionados 9,56 millones, mientras que FCC tuvo que conformarse con los 6,67 restantes.

El propio Consistorio reconoció a este diario que Llagostera participó en el inicio del concurso, en el que se establecieron las condiciones para elegir a las empresas ganadoras, y que se retiró a media adjudicación al comprobar que Aquagest estaba entre las aspirantes a hacerse con la contrata. Los servicios jurídicos del Ayuntamiento avalaron la adjudicación pese a las denuncias internas de funcionarios discrepantes con el proceso.

El acuerdo fiscalizado puede renovarse

El hecho de que la adjudicación de las fuentes ornamentales de Barcelona se llevara a cabo en 2010, cuando gobernaba el PSC e ICV y los ecosocialistas se encargaban del área de Medi Ambient, no permite al actual alcalde de Barcelona, Xavier Trias, desentenderse del asunto que ahora investiga Antifrau. No se lo permite porque la contrata, que cubre el periodo 2010-2014, puede ser prorrogada en el próximo 30 de abril por un periodo de 24 meses. El PP registró recientemente una pregunta escrita para conocer cuáles son las intenciones del actual gobierno barcelonés y el líder popular, Alberto Fernández, reclamó en rueda de prensa que cuando expire el actual contrato se convoque un nuevo concurso con todas las garantías en el que pidió que Roman Llagostera no participe de modo alguno para no interferir en sus resultados. El Gobierno de la capital catalana no ha comunicado todavía cuáles son sus intenciones pero, si por coherencia se guiara, lo más lógico sería no renovar el contrato. Fundamentalmente porque, cuando se encontraban en la oposición, los nacionalistas vertieron serias sospechas sobre la adjudicación. El concejal de CiU y actual responsable de Medi Ambient, Joan Puigdollers, se esforzó en mostrar su rechazo a la partición del contrato y declaró: «Es la primera vez en mi vida que me encuentro con un concurso en el que se deben modificar las valoraciones porque se reconoce que ha habido un error». Y añadió sus «dudas» de que el concurso se gestionara «correctamente».

Font: elmundo

Advertisements
Posted in: General