#aguaycorrupcion La oficina Antifraude investiga la adjudicación a la ex empresa [@agbar] de un alto cargo de Xavier Trias

Posted on 7 de Març de 2014 per

0


Llagostera participó en un concurso que procuró casi 10 millones a la compañía
Compaginó durante meses su cargo como apoderado con su función pública

La Oficina Antifrau de Catalunya (OAC) está investigando laadjudicación de casi 10 millones de euros que logró la ex empresa de un alto cargo del Ayuntamiento de Barcelona, gobernando por CiU, después de que éste interviniera directamente en la elaboración del concurso público.

Según confirmaron a este diario fuentes del ente fiscalizador, sus analistas han abierto ya pesquisas iniciales para verificar si hubo irregularidades en el papel que jugó Roman Llagostera, actual gerente de Medi Ambient del Consistorio, en el concurso por el que se adjudicó en 2010 a dos compañías el mantenimiento de miles de fuentes públicas y ornamentales de Barcelona.

En una de las corporaciones beneficiadas, Aquagest (GrupoAgbar), Llagostera acumuló 14 años de experiencia en la gestión de aguas antes de ser fichado en 2008 como cargo de confianza por la entonces regidora de Medi Ambient, Imma Mayol (ICV). Su entrada en la estructura municipal como director del Cicle de l’Aigua, además, tampoco supuso su pérdida de relación conAquagest.De esta manera, compaginó durante cuatro meses su trabajo en elAyuntamiento de Barcelona con el de apoderado de la compañía en lo que podría suponer una vulneración de la Ley de Incompatibilidades.

Llagostera, tal y como reveló EL MUNDO a inicios de la semana pasada y admitió el propio Ayuntamiento, participó activamente en la elaboración del concurso público. Según el Consistorio, sin embargo, el por entonces director del Cicle de l’Aigua se habría retirado a mitad de proceso «al detectar una posible concurrencia por haber prestado servicios profesionales a una empresa que podría tener cierta vinculación con uno de los licitadores». A esas alturas, sin embargo, el concurso y sus condiciones ya estaban elaboradas.

Finalmente la mayor parte de la adjudicación -9,57 millones de euros de los más de 16 millones totales- acabaron en manos de la UniónTemporal de Empresas (UTE) en la que participaba Aquagest junto a otras dos corporaciones.El resto, más de 6,6 millones, fueron otorgados a Fomento de Construcciones yContratas (FCC).

La contradicción de CiU

Cabe recordar que, aunque ahora defiende la legalidad de la adjudicación, el grupo municipal de CiU vertió sospechas sobre la misma cuando estaba en la oposición.Así lo explicitó en la votación que en febrero de 2010 dio luz verde a la adjudicación con votos de PSC, ICV yERC.Según consta en el acta de aquella jornada, el portavoz de CiU denunció sus «dudas de que el concurso se haya gestionado correctamente».

Si bien ninguna de las empresas participantes impugnó el proceso, la evolución del concurso sí contó con oposición interna. Un funcionario denunció las presuntas irregularidades porque Llagostera no se abstuvo en el concurso, aunque la asesoría jurídica delAyuntamiento de Barcelona no vio motivos para invalidar la adjudicación.

Font: elmundo

Advertisements