“En París ya es efectivo el derecho al agua: no se le corta a quien no pueda pagarla”

Posted on 10 de Març de 2014 per

0


La dirigente de Los Verdes, una de las principales valedoras de la gestión pública del agua, asistió en Sevilla a la reunión del ‘lobby’ que trabaja por garantizar un suministro “mínimo vital” en Europa.

El proceso que emprendió en 2010 Anne Le Strat, del partido Verde galo y vicealcaldesa de París, para recuperar la gestión pública del suministro y saneamiento del agua en la capital francesa, que desde la etapa como alcalde de Jacques Chirac controlaban dos multinacionales, ha sido un hito. Un espaldarazo a los movimientos que intentan frenar la irrupción en el sector de las empresas que huyen del ladrillo. Tras el proceso que dirigió, preside Aqua Publica Europea, un lobby con sede en Bruselas que, junto a una iniciativa ciudadana que ha recogido 1,6 millones de firmas en once países, ha logrado dejar al agua fuera de la directiva de concesiones públicas de la Comisión Europea que, para homogeneizar criterios en los países miembros, hubiera allanado el camino a privatizaciones. Hace unos días estuvo en Sevilla, donde se reunió el consejo de administración del lobby, en el que está el Consorcio del Huesna que, con cifras más modestas que Aguas de París y en un entorno rural, recuperó también el servicio de una concesión privada en 2007.

-¿Qué asuntos han tratado en Sevilla y por qué se ha elegido esta ciudad? ¿Se ha tomado alguna decisión importante?

-Somos una red europea de operadores públicos y Aeopas [Asociación Española de Operadores Públicos de Agua, en el que también está el Huesna] es un actor importante. Todas las reuniones de los consejos de administración son estratégicas y en ésta se ha trabajado sobre la tarificación, solidaridad y el derecho al agua. Se ha acordado apoyar la iniciativa de Aeopas sobre el derecho al acceso al mínimo vital del agua.

-La idea es que cada familia tenga un mínimo de agua garantizado, aunque no pueda pagarlo. ¿Cómo van a trabajar para conseguirlo?

-Todos estamos comprometidos para conseguir el acceso al agua, pero en Aqua Publica Europea, en la que participan operadores belgas, italianos, españoles y franceses, se ha visto que hay un contexto lesgislativo muy diferente en los distintos países. En los próximos meses vamos a trabajar para buscar un terreno común que nos permita avanzar. Antes de fin de año queremos tener una propuesta legislativa y administrativa que pueda desarrollarse en todos los países para lograr que ese mínimo vital se generalice.

-Con afán didáctico: explique por qué el agua debe tener una gestión pública, como la que defiende esta asociación, por qué necesita una estrategia de ese tipo a diferencia de otros suministros.

Aqua Publica Europea está formada por operadores públicos eficientes, con una experiencia industrial y técnica tan buena como los privados. Pero es que, además, lo público suma otros valores en términos de gestión social, patrimonial y medioambiental: la defensa de un bien común, la preservación de recursos. A diferencia de un operador privado, su objetivo último no es obtener un beneficio económico. Últimamente, y también con la crisis, hay una ofensiva de liberalización. Aqua Publica Europea pretende hacerle frente, defender la mejor respuesta a las demandas de los ciudadanos.

-Usted lo ha dicho, hay crisis. Y en países como en España, una clara orden de reducir el déficit público, recortando o privatizando servicios si hace falta ¿Puede ir el agua a contracorriente?

-Hay que saber resistir. Por un lado, se ha demostrado que la gestión privada suele conllevar el aumento del precio del agua. Pero es que además el coste del servicio y las inversiones hidráulicas se sufragan con lo que se ingresa por la factura, ya hay un equilibrio. El déficit público no es razón para privatizar el agua. El privado se interesa por negocios lucrativos y mira hacia el agua precisamente porque tiene los costes cubiertos.

-¿Qué pueden hacer las administraciones para ser más eficaces y ágiles y convencer de que son la mejor opción? En el sur de Europa vamos con retraso en saneamiento, las administraciones no han sido capaces de rematar las infraestructuras que faltan. Algo tendrán que hacer mejor.

-Hay que defender una gestión pública, pero una gestión pública eficiente: transparente, participativa, con un control político pero también por parte de la ciudadanía, con una participación real.

-Hablemos de París como ejemplo. ¿En qué ha mejorado el servicio desde que es público?

-Lo primero que se ha conseguido es bajar las tarifas, que sólo habían ido aumentando. También se ha logrado que el derecho al agua sea efectivo. En París no hay cortes de agua porque una familia no puede pagar. Hay una ayuda social y, si no es suficiente, un fondo de solidaridad de la empresa pública para hacer frente a ese consumo mínimo. La gestión pública ha hecho que todo el beneficio económico se reinvierta en el servicio y se ha implantado una política innovadora de protección del Medio Ambiente. Se han creado nuevos servicios, como el de control de fugas, y se ha logrado que con la empresa pública todo sea más democrático: personal, usuarios y asociaciones ciudadanas están en el consejo de administración.

– ¿Y cree que es suficiente para consolidar el servicio, que esa apuesta por lo público no dependa del color político que haya en el Ayuntamiento? Hay comicios municipales en breve.

-Creo que está consolidado y no dependerá de quien gobierne. La derecha no reclama la vuelta a la gestión privada, porque se ha dado cuenta de que la empresa pública funciona bien.

Autora: Trinidad Perdiguero.

Font: Diario de Sevilla.

Advertisements