Ballart plantea celebrar una consulta sobre la gestión del agua

Posted on 15 d'Abril de 2014 per

1


  • El alcalde busca el máximo consenso político y ciudadano
  • El bipartito encargará un estudio para analizar las ventajas e inconvenientes de los modelos de gestión público, privado y mixto

El equipo de gobierno no descarta organizar un referéndum para que la ciudadanía pueda pronunciarse sobre el modelo de gestión del agua que quieren para la ciudad. El anuncio lo realizó el alcalde, Jordi Ballart, ayer [dia 11 d’Abril] durante una entrevista a la Xarxa de Comunicació Local, en la que aseguró que las distintas posibilidades de gestión de este servicio tan esencial se someterían a un proceso de debate ciudadano.

“No debemos descartar que haya una consulta ciudadana para refrendar el modelo de gestión del agua”, afirmó Ballart, quien espera que este asunto se decida “con el máximo consenso posible entre las fuerzas políticas y también entre los ciudadanos”. La de ayer fue la segunda vez en dos días que el alcalde se pronuncia sobre el proceso abierto con el fin de la concesión del suministro de agua a Mina, que expira en Diciembre de 2016. Ballart también aludió al tema en respuesta a una pregunta del director de Diari de Terrassa, Pedro Millán, durante el programa “… amb l’alcalde” que emitió este jueves Canal Terrassa. Señaló que primero hay que analizar los pros y los contras de cada una de las opciones posibles, ya que la decisión, que será “muy meditada”, se tomará atendiendo a la “máxima transparencia, eficiencia del servicio, calidad y tarifas equilibradas”.

En conversación con este diario, Ballart reiteró que “llegado el momento podríamos plantearnos celebrar una consulta para que los ciudadanos se pronuncien sobre el sistema que desean”. El objetivo, insiste, es que la gestión del suministro de agua, un servicio esencial y de suma importancia, se decida “con el máximo consenso político y ciudadano posible a través de un debate sereno y con todos los datos encima de la mesa”.

Por esto mismo, antes de dar la palabra a los ciudadanos y que, llegado el momento puedan contar con toda la información a su alcance, el bipartito tiene previsto encargar un estudio que analice las ventajas e inconvenientes de cada modelo de gestión. Ballart explica que las posibilidades son mantener el actual sistema de concesión externa, decantarse por una empresa mixta (un modelo que el Ayuntamiento acaba de eliminar en el caso de la gestión de la red de autobuses) o establecer una gestión directa, de manera que el Ayuntamiento sería el titular del servicio (como ya lo es ahora) y además el gestor del mismo.

CALIDAD Y TARIFAS

“Tenemos que evaluar con responsabilidad las implicaciones de cada modelo”, señala. El Ayuntamiento, explica, debe valorar si tiene “capacidad” para hacerse con un servicio tan importante y de tanta magnitud como el suministro de agua, con qué calidad lo prestaría y con qué tarifas. También hay que tener en cuenta las posibilidades legales ya que la reforma local realizada por el gobierno impone limitaciones a los Ayuntamientos a la hora de crear nuevas empresas municipales.

La concejal de Medio Ambiente, Eva Herrero, va más allá y asegura que el debate sobre el mejor modelo de gestión “debe ampliarse al ciclo integral del agua”, no solo al suministro, sino también al sistema de saneamiento y potabilización.

El proceso de liquidación de la actual concesión superó esta semana una nueva etapa al constituirse la comisión política formada por todos los partidos del consistorio que debe dirigir tanto la etapa final de la explotación del servicio como marcar las pautas para elegir el modelo de gestión que tendrá la ciudad a partir de Enero de 2017. Una de las primeras decisiones de este grupo de trabajo fue la creación de la comisión técnica, que estará integrada por personal de distintos departamentos, como los servicios jurídicos, económicos y de Medio Ambiente del Ayuntamiento.

Este comité técnico tendrá dos tareas principales. Herrero explica que lo primero es realizar un informe sobre la liquidación de la concesión para saber qué se encontrará el Ayuntamiento en Diciembre de 2016. Se espera conocer el estado de las instalaciones y bienes revertibles (que deben retornar al consistorio una vez que expire la concesión), el coste de explotación del servicio o la necesidad de nuevas inversiones, entre otros factores. Una vez examinado todo esto, la comisión realizará el informe de análisis de los distintos modelos de gestión posibles: público, privado o mixto. “No queremos un análisis en abstracto, sino conocer la ventajas e inconvenientes de cada uno de estos sistemas de gestión de acuerdo a la situación concreta de Terrassa”. En principio, el estudio se encargará a una empresa externa por la especialización que requiere y la saturación que sufren los servicio técnicos municipales.

Autora: Laura Mangas.

Font: Diari de Terrassa

Anuncis