El AMB acudirá a los mercados para financiar al Govern con 800 millones

Posted on 28 d'Agost de 2014 per

0


La entidad metropolitana emitirá obligaciones para avanzar estos fondos a la Generalitat. A cambio, se quedará con alrededor del 85% del canon del agua durante 30 años.

El Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) acudirá por primera vez a los mercados para financiar a la Generalitat con 800 millones de euros. Se trata de una operación a múltiples bandas que permitirá al Govern reducir su déficit público de 2014 y limpiar de deuda la Agència Catalana de l’Aigua(ACA), sin necesidad de privatizar activos.

El AMB, que preside Xavier Trias, pagará de golpe a la Generalitat 800 millones antes del 31 de diciembre. Este dinero se contabilizará como ingresos atípicos, dentro de la partida de 2.318 millones extraordinarios presupuestados por el Govern para cumplir con el déficit.
A cambio, la entidad municipalista ganará competencias en materia de saneamiento de aguas residuales, se quedará con la titularidad de diez depuradoras y con la mayoría del canon del agua que la ACA recaude durante los próximos 30 años en los municipios que integran el AMB.

Pero, ¿de dónde sacará el ente municipal 800 millones La entidad cuenta con un presupuesto de 600 millones de euros y una situación financiera cómoda. Su intención es acudir a los mercados con una emisión de obligaciones de entre 700 millones y 800 millones. Sin embargo, el AMB no tiene calificación de deuda, por lo que ya ha iniciado contactos con agencias como Moody’s para tener un rating.

Obstáculos
Antes, la entidad deberá despejar otra incógnita. Tiene dudas sobre cómo computará esa emisión en su deuda. Si tiene que imputarse íntegramente en sus cuentas los 800 millones, el Estado no lo permitiría, en cumplimiento de la ley de estabilidad presupuestaria, ya que la operación situaría la deuda de la AMB por encima del 100%.

Si finalmente se presenta este obstáculo, la AMB acudrá a la empresa mixta que constituyó el pasado año con Agbar para salvarlo. Se trataría, entonces, de obtener los fondos a través de Aigües de Barcelona, Empresa Metropolitana de Gestió del Cicle Integral de l’Aigua, donde Agbar posee el 85% del capital y el AMB el 15%.

Esta sociedad crearía un fondo de inversión con entidad jurídica propia, dirigido a inversores institucionales -como fondos de pensiones y de infraestructuras-, sin descartar la participación de inversores minoritarios. En este caso, sería la Generalitat el responsable patrimonial, ya que los ingresos que darían la garantía a los inversores -el cobro del canon del agua durante 30 añospodrían ser modificados por el Parlament, que es quien tiene la competencia del gravamen.

Entre las opciones que está barajando el AMB figuran obligaciones a dos y diez años, con un interés que oscilaría entre el 2% y el 4%, aprovechando el descenso de la prima de riesgo de España.

Los 800 millones que ingresará la Generalitat suponen un anticipo del canon del agua que todos los ciudadanos del área metropolitatana pagarán durante las próximas tres décadas. Esta cifra se justifica como una ¿compensación por las infraestructuras de saneamiento realizadas hasta el momento, y la cesión de un porcentaje del canon del agua al AMB para el mantenimiento y operación de los sistemas de saneamiento”, según explicó ayer el portavoz del Govern, Francesc Homs.

El AMB asumirá la titularidad de siete depuradoras, que actualmente ya gestiona a través de la empresa mixta: Begues, Besòs, Gavà-Viladecans, Montcada, El Prat, Sant Feliu y Vallvidrera. Probablemente, podrían sumarse también las depuradoras de Corbera, Cervelló y La Palma.

Recaudación
La ACA recauda alrededor de 150 millones al año por el canon del agua en los 36 municipios que integran el AMB. Una arista entre el AMB y el Govern es qué porcentaje del canon irá a la entidad metropolitana. Fuentes del Govern hablan de más de un 50%, pero en el AMB aseguran que no será menos del 85%. Las empresas distribuidoras -como Aigües de Barcelona, Aqualia o compañías de agua municipalescobran este importe en el recibo del agua y luego lo transfieren a la ACA. Si la operación sale adelante podría ser la empresa mixta la que cobre y se quede con el canon.

Actualmente, el AMB ya recibe entre 40 millones y 50 millones al año para el saneamiento ordinario, si bien fuentes de la entidad explican que cada año tienen que aportar entre 5 millones y 10 millones de su propio presupuesto porque esta actividad está infrafinanciada por parte de la Generalitat Ahora, el objetivo es firmar un nuevo convenio con la ACA para regularizar este déficit permanente.

Otros 50 millones del canon se destinarían a pagar los intereses y la amortización de los títulos de deuda que se emitan. La duda radica en los 50 millones restantes, de los que el AMB reclama, al menos, la mitad para alcantarillado, recuperación de los márgenes del Besòs y del Llobregat y nuevos colectores; la otra parte sería para la ACA, para su actividad de inspección o posibles inversiones.

La ACA se quedará sin deuda y volverá a invertir en 2015

La compleja operación diseñada por el Govern para cuadrar sus cuentas se puso en marcha ayer con la aprobación, por la vía de urgencia, de un decreto ley por el que traspasa la gestión del saneamiento a la Administración local. Ahora, el AMB y la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) deberán negociar un convenio para fijar todas las condiciones del traspaso y las contrapartidas para ambas partes. Una vez firmado, el AMB deberá pagar los 800 millones. En paralelo a este ingreso, la Generalitat asumirá toda la deuda que cuelga de la ACA, como en su día realizó con la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA). No se modificará, por lo tanto, el perímetro global de la deuda de la Generalitat; simplemente pasa de un sitio a otro. Al cierre de 2013, la ACA tenía una deuda de 991 millones de euros, de los cuales 965 millones son deuda bancaria. Al no tener que soportar el peso de la deuda, la ACA dispondrá de nuevo de recursos para ejecutar inversiones. El objetivo es invertir 600 millones a partir de 2015, frente a la intención inicial de reanudar las obras en 2018. La ACA ha acometido un duro plan de contención de gastos y reducción de deuda desde que CiU llegó al Govern. Así, desde 2010 la deuda bancaria se ha reducido un 29% y se han devuelto 400 millones a la banca acreedora.

Font: Expansión

 

Advertisements